Skip to content Skip to footer
Sobre Nosotros

Historia y recuerdos de la «Taberna La Tienda de Solita»

La historia de un pueblo está tejida por el hilo de los recuerdos de sus personajes, sus sucesos, sus paisajes y sus sitios.

Hoy nos hemos reunido aquí para la inauguración de uno nuevo, la «Taberna La Tienda de Solita», que, sin embargo, esconde entre sus muros jirones de la infinita manta de la sufrida historia de El Garbanzal.

Esta noche pretendo desenmarañar esa madeja, y para ello me permito trasladaros a mediados del siglo XVIII, en concreto a 1855, año en el que el explorador inglés David Livingstone descubrió las cataratas Victoria en Zimbabue, se creó el periódico Daily Telegraph en Londres, y se inició la construcción de la estratégica y necesaria carretera de comunicación entre Cartagena y Las Herrerías. 

En ese año, siendo El Garbanzal aún, una diputación cartagenera de unos mil trescientos habitantes en constante crecimiento por el auge de la industria minera, un propietario anónimo propició la construcción de un edificio que ocupaba toda una manzana entre las actuales calles de Murcia, Tarifa, Las Flores y la Plaza de La Palma.

Empleó en su construcción madera importada del Canadá, teja de cañón, adobe de tierra y cal y piedra caliza, abundantemente presente en los campos de Cartagena y de La Unión.

Este audaz empresario dedicó la zona suroeste del edificio a vivienda, su parte central a establecer una panadería, de la que aún se conserva el horno en el local contiguo, y esta parte en la que nos hemos reunido gozosamente esta noche, la nordeste, la usó como almacén, y para albergar un molino de sangre harinero, también conocido como «malacate harinero», del que aún se conserva su viga central.

En 1920, año en que fallecieron el actor José Baeza Clemares y el fundidor Pío Wandosell, y en que La Unión se encontraba sumergida en una terrible crisis minera, la panadería dejó de funcionar, seguramente por las dificultades financieras de la época. El dueño segregó este local del resto y Juan Sánchez Castañol lo cogió en alquiler, y estableció una tienda de ultramarinos con el nombre de «La Tienda del Castañol».

En 1969, cuando se cumplía el centenario de la denominación del nuevo municipio como La Unión, el ya envejecido Juan Sánchez Castañol traspasó el negocio a una joven pareja de vecinos, José Pérez Alcaraz y Soledad Campillo Conesa, que cambiaron el nombre del establecimiento, pasando este a ser conocido como «La Tienda de Solita».

José y Solita también envejecieron, y en 2003 la traspasaron al vecino Patricio Martínez Ríos, quien la mantuvo funcionando como «La Tienda del Patri», hasta que, en 2011, siendo ya la última de las seis tiendas de El Garbanzal que permanecía en funcionamiento, cerró definitivamente, doblegándose ante las embestidas de las grandes superficies.

El local quedó en un triste y prolongado abandono hasta que en 2018 fue adquirido por el pequeño de los hijos de José y Soledad, Juan Antonio Pérez Campillo y su esposa, Mari Carmen Castejón Navarro, descendiente de otra estirpe de tenderos muy conocida en La Unión por ser los dueños de «La Tienda de Alonso».

Juan Antonio ha llevado a cabo, desde entonces, una restauración minuciosa recuperando los elementos constructivos originales y las antiguas y bellas estanterías, y ha puesto en marcha este restaurante que inauguramos hoy, xx de xx de 2024, y que llevará el nombre de «Taberna La Tienda de Solita», en un claro y sentido homenaje a todos los tenderos de la época, y muy en especial a sus padres y a sus suegros.   

Buen Yantar.

Nuestro plato recomendado

Tataki de Atún Rojo de Almadraba

Horario Apertura

Jueves a Martes

Comidas: 12:00 -15:30 horas
Cenas: 19:00 – 22:00 horas

Miércoles: Cerrado

Dirección
Calle Murcia, 27 – 30360 La Unión info@tabernalatiendadesolita.es

Tf: 604 474 548868 29 02 92

Redes Sociales
logotipo-BLANCO-400
© 2024. Taberna La Tienda de Solita. Todos los derechos reservados. (Diseño PixelBlack)
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad